La historia de éxito familiar detrás de Logística Llanos

Con una trayectoria de 11 años, la empresa penquista, creada por Leonel Llanos, entrega una serie de servicios de capacitación y asesoría a transportistas locales, que la alzan como voz autorizada en desarrollo logístico.

 

“Más que una empresa, una familia”, es la frase que mejor representa el sentido de Llanos Servicios Logísticos Ltda; emprendimiento que, hace más de una década, lideró el coelemano, Leonel Llanos y Denisse, la mayor de sus hijas y Directora Ejecutiva de NEXO Logistic Summit.

Dedicados a prestar asesoría en cadenas logísticas, transporte de carga y coordinación operacional portuaria, la génesis de esta empresa, surgió en los inicios de las década de los 90, en días en que Leonel Llanos recorría las principales rutas del país como conductor de camión forestal y, posteriormente, en transporte de combustible en Copec y Esso.

El director de la empresa de servicios logísticos, recuerda que eran tiempos de sacrificio, lejos de su familia y sin horarios, que incluían recorridos, por ejemplo, hacia la precordillera en Villarrica; los que finalmente tuvieron un término anticipado cuando le detectaron una patología cardiovascular en 2003, que lo relegó a cumplir funciones administrativas para la extinta Esso.

“Tenía 43 años y estuve 28 días en la UCI del hospital de la Universidad Católica con una arritmia sin saber si continuaría viviendo. Fue complicado porque luego volví a la Esso como administrativo, con una incapacidad del 70%, hasta que la empresa me desvinculó antes de cerrar”, dice el director de Llanos Servicios Logísticos.

Con una pensión exigua, y tres de sus cuatro hijos estudiando en la universidad, Leonel tuvo que reinventarse. Partiría conduciendo camiones portuarios en la Región del Biobío, trabajo que le permitiría darse cuenta de las falencias logísticas, administrativas y costos elevados que realizaban los transportistas por falta de coordinación.

“Detecté que los transportistas tenían un camión y no los administraban, lo hacían externos que decidían el valor del servicio. También debía estar parado todo un día, sentado frente al volante esperando por descargar un contenedor, es decir se desaprovechaba el medio en que trabajaba y las condiciones eran inhumanas, tanto en puertos, como en los centros de carga, donde no había espacios para suplir necesidades básicas (alimentación, descanso, servicios sanitarios)”, agrega Leonel Llanos.

Con el diagnóstico claro, su hija Denisse, que estaba pronta a titularse como ingeniera civil industrial, se convertiría en su mejor aliada para dar el primer paso. Trabajando para un generador de carga, coordinaron embarques de fruta en el año 2008, con un primer intento de asociatividad en el rubro y posteriormente, se enfocaron en entregar capacitación administrativa a los transportistas, cursos mecánicos y ayudarlos en la iniciación de actividades y orientarlos en sus declaraciones tributarias, con el apoyo de CORFO. A Denisse, más tarde se sumaría su hermana Juliana, ingeniera comercial y Esteban, ingeniero informático, además del esposo de Denisse, Matías De La Carrera, ingeniero civil industrial.

Hoy, Logística Llanos cuenta con una planta de 11 funcionarios, son propietarios de una flota de seis camiones de carga, más de 15 proveedores de transporte, un sistema de gestión de flota que desarrollaron en conjunto con CORFO, que permite hacer una diferencia en el servicio, y han establecido lazos de trabajo, no solo con empresas de la región del Biobío, sino también con las universidades locales.

Con una mirada retrospectiva, el director de la firma asegura que hay que atreverse a emprender, tener paciencia, saber ponerse de pie, preocuparse de la gestión de control de los procesos y, en su caso, la clave fue haber preparado el camino para contar con el mejor recurso humano de una empresa: sus hijos.

“Tenemos un nivel muy alto de costo logístico por problemas de coordinación y tiempo. En eso fallamos como región, con los trámites y burocracia, pero de a poco vamos avanzando, antes era imposible conversar con los organismos involucrados en los procesos de exportación e importación, como Sernapesca, SAG, aduanas, puertos, entre otros… y hoy si podemos reunirnos”, concluye Leonel Llanos.